23

https://i2.wp.com/www.picturesof.net/_images_300/Number_23_With_Blue_Flowers_Royalty_Free_Clipart_Picture_081026-180549-582048.jpg

¡Ahí está!

Mi (más que) tercera maratón: 23 kms.

No me creía capaz. Me siento gordo y un poco triste. Desubicado en mi nueva vida y en mi nueva ciudad. Así que recordé que el objetivo sigue ahí: CORRER LA MARATÓN este año, CORRER 42 KMS CON 42 AÑOS.

Y que cada pequeño objetivo, cómo correr estos 23 kms, son a su vez una herramienta que me acerca al objetivo final. Y sobre todo que me conecta conmigo, con lo que soy, con lo que quiero, independientemente de dónde viva. Que cada zancada en la que sienta dolor será luego un premio.

Las palabras de mis compañeros Pepo y Begoña. Los ánimos de Iván. El saber que mi hermano, Alfredo, va a hacer su primera maratón y César su primera media… Y que mis padres iban a ir hasta Ciudad Real para vernos correr ¡eso es lo que te pone en marcha!

Sólo que yo no fui a Ciudad Real: otra excusa que me limitaba, sólo que ésta vez no era un límite. No podía costearme un viaje yo sólo desde Gijón a Ciudad Real ida y vuelta, y no encontré ningún coche compartido. Hasta el mismo viernes 17 al mediodía lo estuve buscando. Pero sobre todo sé cómo he terminado en mis anteriores tiradas largas y sabía que no podría conducir de vuelta 8 horas.

Y eso que tenía mi flamante dorsal:

cr dorsal vm1

Pero el compromiso ya estaba adquirido y me sincronicé con Alfredo para levantarnos a la misma hora, cómo si estuviéramos en la misma habitación que nos habían reservado mis papis. Desayuné a la misma hora y me puse a calentar con él.

A las 9:30 empecé a correr desde la escalera 13 del Muro de San Lorenzo, bien pertrechado de mis cantimploras de agua, y bien rebozado de vaselina* en mis zonas sensibles,

gjn 23 antes

Justo a la misma hora que Alfredo y César se preparaban para salir en Ciudad Real:

cr alf ces

Me lo tomé con mucha calma: hacía una mañana preciosa, y tenía muchos kilómetros por delante, así que “keep calm to run 23 kms”.

Fui recorriendo la playa hasta la Lloca, y bajé hacia las Mestas porque mi intención era hacer la senda de La Camocha, a todo esto ya llevaba una hora corriendo y 6 kms, pero… ¿qué me encontré!

¡Una carrera popular de 10 kms!

Corre por las calles de tu ciudad

Así que me incorporé a la misma: sabía que correr al lado de gente, con público (no había casi nadie), iba acelerarme, cómo de hecho pasó, pero se me iba a hacer más entretenido, y además recreaba la sensación que iban a tener mis compinches en Ciudad Real.

Cuando crucé la meta que marcaba 10, mi smartphone me cantaba 16, así que seguí corriendo por la playa de poniente, para luego volver hasta mi casa, lo que marcarían justo los 23 propuestos.

Me sorprendí que no me diera el acostumbrado bajón a los 17. Me dió a los 18 :-/

Pero cuando terminé, miré la mar, y me terminé de estirar ME SENTÍ MUY BIEN.

gjn 23 dp

César y Alfredo lo hicieron bien, muy bien.

Iván se salió 🙂

Os lo contarán ellos mismos en próximas entradas.

Con respecto a mis sensaciones: veo muy lejos la maratón. Muy, muy, lejos… no consigo perder peso, y cada km que aumento en las tiradas me supone un triunfo.

No sé mantener el ritmo constante. No consigo aprenderlo, ni con las apps del teléfono, ni mucho menos con el pulsómetro. Mirad qué gráfica, ¡¿cómo corro más rápido justo en el centro de la tirada?!

23

* vaselina: compré 100 grs en farmacia, al granel, en un bote de esos de recoger muestras. Mucho más barato que por tubos, frascos, supers y demás alternativas.

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s