La vida es una maratón

Pues sí.

O mejor aún: un Ultra-Iron-Man.

Es preparando la maratón cómo me he conocido más a mi mismo: mis debilidades, mis puntos fuertes, mi forma de asumir los pequeños logros y cómo me tomo los pequeños fracasos, cómo subsanar errores, cómo potenciar aciertos…

Hoy os dejo con un artículo visto en:

Anuncios

Carreras populares

Uno aprende mucho en y de las carreras populares:

– Cómo hay que organizarlas

– Que el público, cuando hay, me alienta, motiva, anima…

– Que hay corredores que se piensan que están en la competición de su vida y meten codos a la mínima oportunidad

– También hay otros que cuando te ven flaquear se acompañan en el trance y te brindan ese empuje que necesito en ese momento.

– Que hay señores/as mayores que corren más y más rápido que yo.

– Que el sobrepeso de algunos/as no les impide correr más y más rápido que yo.

Y que entrar por meta, siempre da buen rollo.

Os dejo un par de fotos del antes  (con camiseta verde) y después (camiseta negra) de 14 kms

2014-11-02 10.04.30 2014-11-02 11.09.45

Y el vídeo en el que entro a meta. Atentos al minuto 32´40″:

Subidón

Me levanto descansado.

Estudio un rato y veo que me cunde.

Barro la casa y me calzo.

Pongo en marcha el smartphones y empiezo.

Y noto que la sensación es buena, que el descanso del día anterior se nota y que puedo llevar un ritmo constante. Y subo cuestas y las bajo y cuando el teléfono me avisa que llevo 4 kms y según el plan tengo que volver para completar los 8 kms que me tocaban hoy(a ritmo cómodo, entre 6´48″ y 6´14″ el km), me digo a mi mismo:

“¿y porqué no 10?”.

Llego hasta los 5 kms y el ritmo es bueno, así que doy la vuelta y veo que los últimos 5 kms los hago mejor que los primeros. Termino los 10 kms con un ritmo más rápido que el que marcaba el plan de entrenamiento y unas sensaciones físicas y mentales muy, muy, muy buenas.

10kms

Así que hoy estoy muy contento.

Siento una gran ALEGRÍA